C/Cartagena nº129 28002-MADRID Tel. 915644294

martes, 14 de agosto de 2012

REDES SOCIALES (VI)



Las redes sociales proporcionan a las nuevas generaciones un valioso espacio público en red, denominado tercer espacio por algunos autores (el primer y segundo espacios son, respectivamente, el hogar y el académico), para reunirse con sus compañeros. La mayoría ya lo utiliza y, por tanto, conocen el medio. Según el "Estudio sobre la privacidad de los datos personales y la seguridad de la información en las redes sociales online", publicado por el Instituto Nacional de Tecnologías de la Comunicación (INTECO, 2009), la mayoría de los usuarios de redes sociales, 7 de cada 10, son internautas menores de 35 años; un 36,5 % entre 15 y 24 años. Basta con preguntar a nuestros alumnos para comprobar que una gran parte son usuarios habituales de redes sociales. Sin embargo, en pocos casos alguien les ha enseñado a utilizarlas como herramienta de aprendizaje y productividad, ni siquiera sobre qué precauciones son necesarias. Es una herramienta que consideran útil para fines sociales en relación con sus círculos de amigos, pero el uso suele ser poco relevante, o simplemente frívolo.
Tal como se indica en el citado estudio de INTECO, conviene señalar que este tipo de plataformas no se encuentran exentas de riesgos:
"Las redes sociales generalistas o de ocio cuentan con un nivel de riesgo superior al de las redes sociales profesionales, dado que los usuarios exponen no sólo sus datos de contacto o información profesional (formación, experiencia laboral), sino que se pueden exponer de manera pública las vivencias, gustos, ideología y experiencias del usuario, lo que conlleva que el número de datos de carácter personal puestos a disposición del público es mayor que en las redes sociales de tipo profesional. Asimismo, se tratan datos especialmente protegidos, lo que supone un mayor nivel de riesgo para la protección de dichos datos personales y, por ende, del ámbito de la privacidad e intimidad de los usuarios.
Entre las principales situaciones, cabe señalar las siguientes:
1.     Existe un problema derivado de la falta de toma de conciencia real por parte de los usuarios de que sus datos personales serán accesibles por cualquier persona y del valor que éstos pueden llegar a alcanzar en el mercado. En muchos casos, los usuarios hacen completamente públicos datos y características personales que en ningún caso expondrían en la vida cotidiana como ideología, orientación sexual y religiosa, etc.
2.     Los datos personales pueden ser utilizados por terceros usuarios malintencionados de forma ilícita.
3.     Existe la posibilidad de que traten y publiquen en la Red información falsa o sin autorización del usuario, generando situaciones jurídicas perseguibles que pueden llegar a derivarse de este hecho.
4.     El hecho de que, a través de las condiciones de registro aceptadas por los usuarios, éstos cedan derechos plenos e ilimitados sobre todos aquellos contenidos propios que alojen en la plataforma, de manera que pueden ser explotados económicamente por parte de la red social.

Por todo ello, y a pesar de que las redes sociales cuentan con una infinidad de beneficios para sus usuarios, éstos no deben obviar el hecho de que se trata de herramientas públicas y accesibles para cualquier tipo de persona, con independencia de que las intenciones con las que se accede sean negativas o ilícitas. De hecho, es habitual que los usuarios de redes sociales descuiden la privacidad de sus perfiles...
El uso de las redes sociales por parte de los menores de edad se está convirtiendo en una actividad habitual para el desarrollo social de los jóvenes. Esta situación reporta grandes ventajas para los menores, al ofrecerles acceso a un nuevo medio de comunicación y relación social que les permite, de forma descentralizada, crear y mantener tanto el contacto directo con sus amigos y conocidos como una nueva forma de identidad digital. Sin embargo, y como se señala en el Estudio "Redes Sociales: Análisis cuantitativo y cualitativo sobre hábitos, usos y actuaciones" publicado por Ofcom (Office of Communications) el 2 de abril de 2008, los menores, a pesar de tener ciertas nociones de seguridad, descuidan ciertos aspectos y en ocasiones no otorgan la importancia que merecen los datos personales."
El mismo informe indica que son pocos y de escasa relevancia los incidentes que se han producido teniendo en cuenta el imparable crecimiento que se ha producido. Los posibles riesgos en el uso de las redes sociales abiertas y la alarma que se genera cuando se produce algún incidente conducen a que surjan voces prohibicionistas. Lo que está claro es que con la prohibición no logramos evitar los problemas, tampoco con enseñar sólo lo que no se debe hacer. Hay que enseñar a comprender, debatir, interactuar, crear y a aprender haciendo sobre las mismas herramientas sociales, conformando una deontología del buen uso, que de todos modos sólo se adquiere con la propia utilización y experiencia. Las nuevas tecnologías de la web social obligan a que tengamos que redefinir conceptos, procesos y campos de actuación, por la propia necesidad de una formación continua que no se produce sólo en los entornos institucionales y el propio desarrollo de competencias en el manejo de la información dentro del contexto de aprendizaje del siglo XXI. Saber utilizar las redes sociales de Internet es una parte importante de la competencia digital. Son un potente instrumento de aprendizaje que no sólo no debemos ignorar, sino que deberíamos conocer bien para nuestro propio desarrollo profesional y poder enseñar a nuestros alumnos cómo pueden hacer un uso correcto y eficaz.
No resulta fácil ver los SRS como una opción útil para los educadores. Puede que no sea recomendable usar los SRS generalistas abiertos con alumnos, ni siquiera tenerlos como contacto agregado, pero eso no quiere decir que no debamos desarrollar formación sobre su uso. Por otra parte, los entornos virtuales con facilidades de red social de acceso controlado ofrecen un gran potencial de uso con fines educativos. Las redes sociales no hacen necesariamente que los jóvenes se vayan a implicar en lo educativo, pero proporcionan una estructura para que puedan hacerlo, algo que dependerá principalmente de las actividades que se desarrollen, la orientación metodológica y el grado de integración de las TIC en el proyecto educativo del centro. Por otro lado, refuerzan las redes de la vida cotidiana, proporcionando un espacio de reunión y de socialización. Además, estos sitios son aglutinadores de muchas de las herramientas web que permiten interaccionar entre pares de forma fluida y facilitan tanto el aprendizaje autónomo como en colaboración, lo cual muestra que hay valor pedagógico en dar apoyo a sus prácticas sociales en los SRS. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario