C/Cartagena nº129 28002-MADRID Tel. 915644294

sábado, 30 de junio de 2012

Reflexiones tórridas de fin de curso



Como estamos totalmente de acuerdo con todas las reflexiones del blog de Xarxatic, lo compartimos entero:


Último día en muchos centros educativos. Recintos que, a partir de mañana, se quedaran como mausoleos, cuidados tan sólo por sus equipos directivos y personal de administración y servicios (administrativos y conserjes) a lo largo de todo el mes de julio. Un cierre de facto de unas instalaciones que han albergado vida inteligente de forma masiva a lo largo de muchos meses.
Que mejor momento para escribir las últimas reflexiones de este curso. Las decimocuartas ya. Bautizadas en este caso como tórridas por el tueste natural que se desprende en la mayoría de puntos de nuestra geografía. Acrecentado dicho calor por cuestiones de política educativa más que cuestionables.
Acabado el curso (en su parte lectiva) uno se plantea la posibilidad de hacerse algunas preguntas incómodas. Preguntas recurrentes cada año por estas fechas y, que por mucho que le de a mis exiguas neuronas no consigo hallarles respuestas coherentes. Unas cuestiones que os dejo por si alguna mente más preclara que la mía se atreve a intentar dotarlas de argumentaciones satisfactorias.
Vamos a ello…
  • ¿Es realmente necesaria tanta burocracia de última hora (memorias de la asignatura, memorias de tutoría, elaboración de planes de lectura, modificaciones de planes de diferentes siglas, etc.)? ¿Son realmente útiles estos papeles que, en la mayoría de los casos, se elaboran por parte del profesorado con un maravilloso corta y pega de los papeles presentados en años anteriores, a los que en casos extremos ni tan sólo se les ha modificado la fecha del curso que los encabeza? ¿Son necesarias tantas reuniones inútiles y poco productivas que se han ido realizando a lo largo del curso, que en muchos casos han servido tan sólo para que algunos hagan terapia de grupo?
  • ¿Por qué hay tantos docentes que se llenan la boca durante el año de que en julio se forman y preparan material, cuando en las conversaciones que oyes sólo se están planteando dónde irse de vacaciones en julio porque sale más económico? Puedo llegar a entender que haya docentes que se hayan formado a lo largo de todo el año y necesiten desconectar pero, curiosamente, siempre son los grandes defensores de lo esencial que es el mes de julio para la formación del profesorado y la preparación de material quienes usan los mismos libros de texto año tras año y dejan de acudir a los cursos de formación (o a realizar autoformación) cuando tienen el máximo de puntos necesarios para concursos de traslado o similares.
  • ¿Es necesario que, con los medios informáticos de que dispone la Administración, hasta finales de julio (incluso en algunos casos más excepcionales, principios de septiembre) se desconozca el destino de gran parte del profesorado de los centros educativos? ¿No sería mucho mejor hacer una buena planificación previa de los recursos humanos que pudiera estar lista antes de finalizar el curso escolar?
  • ¿Por qué la mayoría de centros diseñan los horarios de los alumnos anteponiendo las necesidades del profesorado a la de los alumnos? ¿Por qué tienen que existir horarios “de primera” y “de segunda” para los docentes del centro educativo? ¿Por qué los interinos acostumbran a tener mucho peor horario que sus compañeros funcionarios? ¿Por qué no hacer los mejores horarios para los alumnos y para los docentes con independencia de cuestiones personales?
  • ¿Por qué las Administraciones educativas lanzan tantos globos sonda al finalizar el curso escolar? ¿Por qué las buenas ideas que tienen las Administraciones (que también las tienen) cuando llegan a su redactado definitivo pierden cualquier pátina de mejora educativa que pudieran tener?
Acabamos el paquete de reflexiones hasta el curso que viene con algunas, quizás, un poco más controvertidas que las que habitualmente llevo vertiendo en mis redactados.

No hay comentarios:

Publicar un comentario