C/Cartagena nº129 28002-MADRID Tel. 915644294

sábado, 30 de junio de 2012

La reforma educativa que se nos viene





1



La ESO tendrá menos asignaturas, pero se reforzarán las instrumentales


El Gobierno prevé reducir el número de asignaturas y vías formativas y aumentar las horas de las materias instrumentales, tanto en Secundaria Obligatoria (ESO) como en Bachillerato.

Es uno de los puntos del informe sobre la futura Ley Orgánica de Mejora de la Calidad Educativa que el ministro de Educación, José Ignacio Wert, ha presentado este viernes al Consejo de Ministros.

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha indicado, en la rueda de prensa posterior, que la reforma de la enseñanza tiene como objetivo mejorar la calidad educativa, acabar con el fracaso y el abandono escolares y aumentar las posibilidades de empleo, para lo que se buscará la "complicidad" del sector y el "acuerdo" de todas las fuerzas políticas.

El documento prevé que se cursen, a partir de segundo de la ESO, programas de mejora del aprendizaje y del rendimiento académico, así como de cualificación profesional, según informa el Ministerio de Educación.

Lee esta noticia completa aquí




2



Una prueba final de bachillerato sustituirá a la actual selectividad


La Ley Orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa que prepara el Gobierno incluirá una prueba nacional al final de cada etapa del sistema de educación (Primaria, Secundaria, Bachillerato y Formación Profesional).

Según el ministro del ramo, José Ignacio Wert, estos exámenes tendrán una parte común a todo el territorio, aunque las comunidades autónomas también podrán introducir ciertas especificidades.

Su objetivo será evaluar los rendimientos del sistema y en líneas generales determinarán la posibilidad de acceder a la etapa siguiente.

Aprobar estos exámenes no será requisito necesario para titular en ninguna etapa, salvo en el caso del Bachillerato.

En este sentido, sí resultará obligatorio conseguir una nota mínima de 5 en la prueba final de Bachillerato de cara a obtener el citado título.

Dicho examen representará un 40% de la nota final de la etapa, mientras que el 60% restante corresponderá a la media de los dos cursos (1º y 2º) del ciclo.

De este modo, desaparecerá la actual Prueba de Acceso a la Universidad (PAU), pues las universidades podrán basarse en esta nota para determinar la admisión de alumnos.

Además, tendrán la potestad de fijar criterios adicionales de admisión, como prestar mayor atención a determinadas asignaturas o establecer sus propios filtros, señaló el ministro.

El término de Secundaria conllevará también exámenes finales para aquellos que deseen seguir sus estudios, y dado que el nuevo 4º de ESO ofrecerá dos itinerarios de iniciación bien diferenciados (uno hacia FP y otro hacia Bachillerato) los respectivos exámenes serán también diferentes.

Así pues, los alumnos que deseen continuar por dichas ramas habrán de superar estas pruebas, que no serán obligatorias para quienes deseen dejar de estudiar.

Finalmente, la prueba de fin de Primaria evaluará competencias básicas y aquellos alumnos que nunca hayan repetido tendrán que pasarla para acceder a Secundaria. Los que hayan repetido un curso en Primaria podrán acceder a la ESO con este examen suspenso, aunque el centro emitirá un informe al nuevo instituto donde se indique tal circunstancia.

Lee más en El Economista






3



Educación quiere abrir la vía hacía la FP en 3º de la ESO


La vía destinada a la Formación Profesional se empezará abrir en 3º de la ESO, ha explicado hoy en el Congreso la secretaria de Estado de Educación, Montserrat Gomendio. Será a través de algunas asignaturas optativas, es decir, “de forma más tímida” que en 4º de la ESO, curso en el que el Gobierno propone una diferenciación muy clara entre el itinerario dirigido a la FP y el enfocado al bachillerato. La Ley Orgánica de Calidad de la Educación (LOCE), aprobada durante la etapa de Gobierno del PP en 2002, pero no llegó a apenas a entrar en vigor, contemplaba el inicio de los itinerarios en 3º de ESO.

Gomendio ha hablado hoy claramente de un último curso de enseñanza obligatoria, 4º de ESO, con dos itinerarios, y no del bachillerato de tres años que anunció el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, durante su discurso de investidura, y que ha sido muy criticado, entre otras cosas, por su complicadísimo encaje. Gomendio se ha esforzado en marcar las diferencias con la idea aprobada por el anterior Gobierno del PSOE hace un año y paralizada recientemente por el actual. Aquella contemplaba tres vías en 4º (una enfocada al FP, otra al bachillerato de letras y otra al de ciencias), mientras que lo que se propugna ahora tiene solo dos vías bien diferenciadas, con menos materias comunes para las dos vías y menos optatividad que la del PSOE. Llámese 4º de ESO o curso de iniciación (como insistía un portavoz del ministerio tras la comparecencia), la propuesta parece bastante más cercana al cambio ahora paralizado que a la idea inicial de un bachillerato de tres años quitándole un curso a la ESO.

Lee la noticia completa aquí

No hay comentarios:

Publicar un comentario