C/Cartagena nº129 28002-MADRID Tel. 915644294

miércoles, 11 de abril de 2012

La vocación en el profesorado



La vocación se puede definir como el deseo de emprender una carrera, profesión o cualquier otra actividad cuando todavía no se han adquirido todas las aptitudes o conocimientos necesarios. Se dice que para ser profesor lo imprescindible es la vocación, pero realmente es probable que nadie tenga vocación de "inspector de gas" y sin embargo si debe tener profesionalidad. Un profesor no deja de ser un trabajador que debe demostrar dia a dia su profesionalidad, es cierto que todo con vocación hace que el trabajo resulte más agradable, que siempre que en el trabajo te diviertes consigues mejores resultados, y que en el caso de la enseñanza a veces resulta muy complicado desarrollar la actividad. A veces las circunstancias no acompañan, alumnos, compañeros, directiva, inspección,...

La calidad de un profesor viene dada por su formación, por su capacidad para adaptarse a las nuevas situaciones, por su capacidad para motivar a sus alumnos, por sus resultados a la hora de enseñar a sus alumnos, por su disponibilidad a trabajar en equipo con sus compañeros de claustro...

Para ser un buen profesor, hay que estar aprendiendo continuamente y adaptarse a las nuevas situaciones, es decir utilizar las herramientas educativas que se necesitan en cada momento, y sobre todo saber que herramientas se deben utilizar. En algunos casos se deberá utilizar un libro de texto y en otros aplicar los recursos web 2.0. o los que se necesiten. 

Un buen profesor deberá conseguir las situaciones de aprendizaje perfectas para cada grupo, para cada materia, módulo, etc... y las situaciones pueden ser desde el silencio absoluto de un aula donde cada alumno sigue la materia con su propio libro, o toma apuntes o puede tratarse de un entorno donde los alumnos participan y crean su propio sistema de aprendizaje. Los alumnos pueden moverse por el aula y comentar, dialogar y debatir con sus compañeros, hablar respetando turnos y con el tono de voz adecuado. El trabajo colaborativo es hoy en día un elemento indispensable en la formación de los alumnos, hay estudios como la formación profesional donde es impensable plantear un sistema de trabajo "no colaborativo". Las aulas deben ser flexibles, la disposición de las mesas y de los propios alumnos debe estar en función del trabajo a realizar.

Es importante la vocación en un profesor, es importante la motivación, pero sobre todo es importante la metodología. Hay que saber en el año en que se vive, los recursos de los que se dispone y no tratar de enseñar a alumnos del siglo XXI con la metodología del siglo XIX; no debemos ignorar que la realidad de nuestros alumnos es digital, que en el mundo que les rodea la realidad virtual y las imágenes en movimiento e interactivas son una constante. Por ello debemos aplicar una didáctica adecuada a nuestros alumnos, que probablemente no sea la didáctica que nos enseñaron en la facultad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario